martes, 8 de febrero de 2011

E-books IV: Conversión de formatos

Daremos término (bueno, de momento) a esta serie sobre los e-books o libros electrónicos, abordando un tema no menor: la conversión de formatos de e-books.

Como el lector pudo apreciar en el primer artículo de la serie, hay varios formatos de libros electrónicos, y además una selección casi igualmente amplia de dispositivos para su lectura.

Por supuesto, y como es habitual en informática, la relación e-reader (hardware y software) vs e-book (los libros) está lejos de ser un todos con todos y un da lo mismo cualquiera. El usuario/lector pronto descubre que debe tomar decisiones en ambos frentes y eso podría limitar sus opciones de lectura...

...de no mediar los software de conversión de formato, que consiguen paliar (cuando no resolver) el problema de leer cualquier e-book en cualquier e-reader (o casi).

Existen servicios en línea para la conversión de formatos, pero su aplicabilidad está limitada a ciertos formatos de origen/destino, así como al ancho de banda de la conexión con que contemos.

Así las cosas, la mejor conversión de formatos de e-books posible se consigue en base a un software para PC, transmitiendo o cargando luego el resultante en nuestro dispositivo. Como era de esperar, existen múltiples alternativas de software de conversión de formatos, tanto de pago como gratuitas y sería largo enumerarlas o compararlas en este artículo.

Sin embargo, quien esto escribe puede recomendar, sin mayor criterio que su propia y gratísima experiencia, el estupendo software de conversión y gestión de librerías Calibre. Entre otras cosas:

  • Es software libre.
  • Es multiplataforma, siendo compatible con los tres principales sistemas operativos: GNU/Linux, Mac OS X y Windows.
  • Maneja múltiples formatos de entrada: ePub, HTML, PDF, RTF, txt, cbc, fb2, lit, MOBI, ODT, prc, pdb, PML, RB + formatos de archivo de cómic como cbz y cbr
  • Como salida, genera formatos suficientemente universales: ePub, fb2, Open eBook, lit, lrf, MOBI, pdb, pml, rb.
  • Adicionalmente, realiza labores de sincronización de dispositivos: soporta actualmente el lector Sony PRS 300/500/505/600/700, Cybook Gen 3, Amazon Kindle (todos los modelos), Papyre y otros lectores. Además es compatible con el iPhone y el iPad.
...y muchas otras funciones de gestión y organización de e-books que no tienen desperdicio ;-)

Desde ya insto a los lectores del blog a dejar en los comentarios de este artículo sus propias experiencias, preferencias y recomendaciones en materia de conversión de formatos de e-books.

Como despedida de esta serie (de momento), les recomiendo que echen un mirada a la wiki de Mobile Read, donde podrán expandir a gusto los tópicos hasta ahora tratados y otros por descubrir para mejor conocer y disfrutar de esta maravillas de los libros electrónicos.

Hasta pronto...

lunes, 7 de febrero de 2011

E-books III: Dispositivos lectores

Continuando desde el artículo previo, pasamos a revisar una parte fundamental de esta serie: los dispositivos de lectura de libros electrónicos (técnicamente: e-readers de e-books).

Establezcamos, antes que nada, una premisa sencilla, sin la cual este artículo carecerá por completo de sentido: la mejor manera de leer un libro será siempre en papel encuadernado.

Todo lo que estos dispositivos pueden pretender es hacer que la lectura casual o fortuita sea más fácil o práctica que andar con su equivalente en papel.

Sin embargo, proponer que uno de estos aparatos sea mejor o que sustituya la experiencia de la lectura del libro original, cuando conseguimos contar con un contexto de lectura profunda y no interrumpida... eso no. Jamás. Son demasiados los elementos (sensoriales y psicológicos) que acuden a la lectura tradicional (en oposición a la lectura al paso) como para plantear una sustitución: se trataría, pues, de un compromiso más bien resignado que de provecho pleno.

Seguramente, el paso del tiempo hará que esta posición parezca anacrónica o artística, pero las cosas aun son lo que son y no otra cosa en materia de libros.

Dicho esto, distingamos dos tipos de dispositivos de lectura de libros electrónicos: dedicados y complementarios.

Dispositivo dedicado

Un e-reader es un dispositivo electrónico que reproduce los contenidos de libros electrónicos, con una calidad de lectura como en papel gracias a la tecnología de tinta electrónica.

Suelen tener pantallas de un tamaño semejante o mayor que un libro de edición bolsillo, con muy buena respuesta a la luz ambiente y/o luz propia, una capacidad de memoria más que suficiente y baterías que funcionan no menos de una semana (leyendo al menos 4 horas al día) entre recargas.

Si usted es un purista de la lectura electrónica (una contradicción por donde se la vea, pero en fin) estos dispositivos proporcionan la manera más adecuada de leer libros electrónicos.

Hoy por hoy, el mercado cuenta con varias decenas de posibles soluciones tecnológicas, pero las más destacables son el Reader de Sony, el Papyre de Grammata, el Kindle de Amazon.com y el Nook de Barnes & Noble. Hay para todos los bolsillos (del comprador habitual de libros, claro) y cada lector debe determinar cuál es el que más le conviene.

Un consejo: mientras más libro sea el dispositivo y menos sea otra cosa, mejor. De lo contrario estamos hablando de...

Dispositivo complementario

En este caso, hablamos de un dispositivo informático que cumple otras funciones, pero que además admite software para actuar como e-reader ...pero sin todas las prestaciones de un dispositivo dedicado: específicamente, ninguno de ellos soporta la tinta electrónica.

Dejando de lado los PC (de escritorio, laptops, notebooks, netbooks y tablets) que por sus dimensiones y peso no permiten la portabilidad requerida, el aparato que más se acerca al e-reader es un tablet de sistema operativo móvil, como el iPad o aPad afines.

En estos tablet tenemos las características de tamaño de pantalla y peso requeridas en un e-reader, y con el software adecuado sin duda que podremos leer todo tipo de formatos de e-book. Sin embargo, al carecer de tinta electrónica, la experiencia de lectura es más cansadora que un dispositivo dedicado. Por otro lado, si bien tienen toda la capacidad de memoria requerida, lo cierto es que los tablets cumplen muchas otras funciones complementarias de comunicaciones y multimedia, las que drenan su batería, limitando severamente su autonomía.

Por último, nos resta revisar las prestaciones de los teléfonos inteligentes.

En este caso, las limitaciones de batería, por similares prestaciones de los tablets, se ven agravadas con el tamaño de la pantalla, que, en los modelos de alta gama, puede llegar a los 320 x 480 pixels, mientras que en modelos de gama media lo habitual es un tamaño de 240 x 320. Y si hablamos otros teléfonos - para - correo, es aun menor el espacio disponible para leer.

Ni que decir tiene que, con pantallas pequeñas y sin tinta electrónica, la lectura es apenas posible, cuando no derechamente incómoda.

Por último, mi porfiado uso de dispositivos móviles PDAs para la lectura de e-books entra ya en el franco terreno de la obsolescencia...

El futuro

Conforme avancen las tecnologías en baterías, pantallas, procesadores y sistemas operativos, lo más probable es que todos estos dispositivos móviles converjan a una sola cosa, acaso con una geometría variable (no, no es ciencia ficción) que permita alternar entre diferentes usos.

Mientras tanto, habrá que seguir viendo, según nuestras po$ibilidades, cómo y cuándo leer, lo que se pueda y como se pueda...

miércoles, 2 de febrero de 2011

E-books II: Bibliotecas en línea

Siguiendo con el artículo anterior, y como no soy un sádico del suspenso :-P pasemos a lo que sin duda será el plato fuerte de esta serie: las bibliotecas digitales.

Muchos de los... bueno, puede que alguno de los amables lectores de este blog alguna vez se haya preguntado "Pero... ¿de dónde saca tanto libro este tipo?". La verdad es que, como anoté previamente, una minoría de las obras aquí revisadas son de hecho libros físicos y el resto son archivos digitales...

...que tienen que venir de algún lado ¿no? Pues bien, basta de elípticas y entremos en materia con las bibliotecas digitales en las que escarba quien esto escribe:

  • Proyecto Gutenberg: esta es la madre del cordero. Está compuesta por decenas de miles de textos en formatos ePub, Kindle, HTML y TXT, principalmente de dominio público, ya sea porque nunca tuvieron derechos de autor o porque ya han expirado. En su mayoría se trata de obras de literatura históricamente importante y obras de referencia. Si bien la mayoría de los lanzamientos del proyecto Gutenberg son en inglés, también hay un número significativo de documentos en alemán, francés, italiano, español, holandés, finlandés, y chino, así como en otras lenguas. De hecho el sitio tiene una web en inglés (la principal) y otra en español (en desarrollo), además de una web móvil para los que accedan en plataformas portátiles, los que si gustan pueden acceder capturando este código QR:

  • Bibliotecas Digitales: esta es la principal fuente de textos en español de quien esto escribe. Se trata de decenas de miles de textos en formatos PDF, RTF, DOC y HTML. Aquí hay de todo: literatura, manuales, referencia o simplemente divertimento, con una selección amplia de obras significativas y otras, bueno, no tanto :-P así como textos de (ejem) dudosa procedencia, pues no toda la colección es de documentos de dominio público. El respeto de los derechos de autor queda, pues, a criterio (y bolsillo, también es cierto) del potencial lector: Ex libris, caveat emptor, cui bono y todo eso.
  • Internet Archive: se trata de una biblioteca en el sentido más amplio, ya que tiene una gran colección de archivos misceláneos como audio, video y texto, algunos de ellos en dominio público, o de licencias a base del Creative Commons o cualquier otra licencia que permita la distribución.
  • ManyBooks.net: esta biblioteca se alimenta del Internet Archive y del proyecto Gutenberg y genera una colección de archivos en formatos más adecuados para software de lectura como PDF y ePub.
Estas son las principales bibliotecas desde la que yo obtengo mis libros digitales. Existen literalmente cientos de otras, organizadas en torno a temas específicos o con orientaciones más académicas, como la Revues.org (textos mayoritariamente en francés).

Animo a todos a proponer o recomendar sus propias bibliotecas digitales de referencia, usando los comentarios del blog.

A los que por primera vez se asoman a este mundo: vayan con calma :-) Las bibliotecas aquí citadas son sitios razonablemente estables (algunos de más de 20 años, vamos) y no se van a evaporar de un día para otro así que no se desesperen, respiren hondo...

...y dense el gustazo de leer, leer y leer todo lo que quieran, que no tendrán tiempo suficiente en sus vidas para agotar ninguna de estas maravillosas fuentes de cultura y entretención.

En cuanto a los oscurantistas, que en mi país parecen no escasear, absténganse de comentar este párrafo... y el artículo completo, ya que estamos. Como dicen en el proyecto Gutenberg:

"cortemos los barrotes de la ignorancia y el analfabetismo"


En las próximas entregas de esta serie abordaremos los software de conversión de formatos y los dispositivos de lectura.

Hasta pronto...

E-Books I: Formatos

La sección literaria ha estado floja por culpa de la Vida Real: último trimestre del 2010 en lo laboral y vacaciones 2011 en lo personal.

Sin embargo, ya de vuelta e instalado (bueno, más o menos) es hora de retomar la esencia de este blog, comenzando una serie que tenía largamente postergada y que debiera estar en el corazón de esta sección: los llamados e-books o libros electrónicos.

Si dijera que más de tres cuartas partes de lo que he reseñado en este blog proviene de la lectura de libros en formatos electrónicos, nadie se sorprendería.

Si agregara que la lectura ha sido hecha mayoritariamente en dispositivos móviles PDAs de Palm modelos Vx, Tungsten T, TX (y en ese orden) la apreciación ya cambia ¿no?

El hecho es que los dispositivos móviles, pese a sus limitaciones de tamaño de pantalla y tipografías reducidas, nos permiten disfrutar (con sus bemoles) de la lectura en cualquier parte y en cualquier momento.

Esto no es poco para quienes contamos con poco tiempo para leer y debemos por ende aprovechar los "momentos muertos" de cada día: el transporte público, la espera antes de una reunión, algún almuerzo en solitario...

...pero basta de elegías y entremos en materia. Paso a exponer aquí los principales formatos de archivos para libros electrónicos con los que he tenido el gusto de leer en los últimos 6 años. El lector sabrá apreciarlos o no y ver si le resultan cómodos o de su gusto.

Formatos Clásicos

Estos formatos son hijos de la informática más que de la literatura, por lo que si bien no fueron pensados para la "lectura móvil" se prestan fácilmente para ello... si se cuenta con el dispositivo y el software adecuados, claro está.


  • TXT: el también llamado "texto simple" tiene la ventaja de ser ampliamente disponible como contenedor de libros y su soporte es casi universal pues no existe plataforma informática que no tenga un lector de texto. Se puede comprimir muchísimo, lo que nos evita problemas de memoria. Sin embargo, por su sencillez, depende fuertemente del software que lo despliega para resolver temas de paginación, diagramación y tipografía. Carece de ilustraciones.

  • RTF: Formato de texto enriquecido. Es el "hermano mayor" del texto, junto con DOC (su "primo" de Microsoft) tanto por su popularidad y universalidad como por su completo manejo de paginación, ilustración, diagramación y tipografía. También posee un alto grado de compresión (salvo ilustraciones).

  • HTML: es el formato por excelencia de la World Wide Web apenas más popular y universal que el texto. Maneja mucho mejor los aspectos ilustración, diagramación y tipografía. La paginación, en cambio, se consigue con tablas de contenido más bien engorrosas o con múltiples archivos. También posee un alto grado de compresión (salvo ilustraciones).

  • PDF: Adobe Portable Document es probablemente el mejor de los formatos que no fueron expresamente creados para la "lectura móvil". Tiene un inmejorable manejo de paginación, ilustración, diagramación y tipografía amén de que el software de lectura que lo aprovecha suele estar altamente potenciado para la búsqueda y la referencia. Su grado de compresión es de medio a bajo, especialmente cuando hay ilustraciones. Cabe destacar que si contamos con una pantalla QVGA (320 x 240 o parecida) el software deberá hacer malabares para desplegar el texto sin destruir la diagramación...


Formatos Nativos

Estos formatos fueron creados pensando en la "lectura móvil" por lo que en general tienen un estupendo manejo de paginación, ilustración, diagramación y tipografía y aunado con amplias facilidades para la búsqueda y la referencia. En general, ninguno de estos formatos permite una buena compresión.

Suelen asociarse en principio a software específicos por lo que quien esto escribe a menudo debe usar software de conversión para poder leerlos en su PDA; en plataformas más modernas, como teléfonos inteligentes y lectores de libros, existen multitud de programas que los leen en forma nativa.


  • LIT: Microsoft Reader es uno de los formatos nativos más antiguos, creado en el año 2000. Estaba pensado originalmente para su uso en PDAs pero puede usarse en múltiples dispositivos móviles modernos.

  • ePub: Electronic Publication es un formato libre basado en XML con tres estándares de código abierto (open source), como son Open Publication Structure (OPS), Open Packaging Format (OPF) y Open Container Format (OCF). Libros creados en este formato pueden funcionar indistintamente en diferentes lectores y dispositivos, a diferencia de los libros bloqueados con DRM como los ofrecidos por distintas librerías en línea.

  • fb2: FictionBook es un formato XML donde cada elemento del libro es descrito por etiquetas lo que consigue una alta precisión de mantenimiento de la estructura del libro acompañado de la prestación de esfuerzo de conversión (incluyendo automático) de los archivos FictionBook a otros formatos populares: TXT, DOC, RTF, HTML, etc.


Estos son los formatos con los que un servidor ha alimentado su PDA y su mente con lo más dilecto, predilecto y a veces infecto ;-) de la literatura. Sin estos formatos y la maravilla de los libros electrónicos, habría leído muy poco en la última década y este blog probablemente ni siquiera existiría.

En las siguientes entregas de esta serie abordaremos otros temas asociados: software de conversión de formatos, dispositivos de lectura y lo más importante de todo, las bibliotecas digitales, sin las cuales quien suscribe tampoco habría tenido mucho que leer...

El arte imita al arte II: Ofrenda a la Pincoya

Como comenté en otro artículo, hay ocasiones en que la vida y el arte se retro alimentan, nos demos o no cuenta, quierámoslo o no.

Hace algunas semanas, en esos momentos de tranquilidad que sólo se tienen en las vacaciones, estaba escuchando Eldorado, esa maravilla de Electric Light Orchestra (ELO, pa' los fans).

Reposaba yo la mente en los acordes de "Can't Get It Out of My Head", cuando fui golpeado de pronto por su letra y ciertos versos que ahora transcribo y traduzco:


Midnight on the water.
I saw the ocean's daughter.
Walking on a wave's chicane,
Staring as she called my name.

Medianoche en el agua.
Vi a la hija del océano.
Caminando sobre la cresta de la ola,
Mirándola mientras llamaba mi nombre.

[...]

Bank job in the city.
Robin Hood and William Tell and Ivanhoe and Lancelot, they don't envy me, yeah.
Sitting till the sun goes down,
in dreams the world keep going round and round.

Trabajo bancario en la ciudad.
Robin Hood y Guillermo Tell y Ivanhoe y Lanzarote, no me envidian, yeah.
Sentado hasta que el sol se pone,
en sueños el mundo sigue dando vueltas y vueltas.


Haré notar que yo no me inspiré en esta canción para crear Ofrenda a la Pincoya (ver primer verso) aunque estaba trabajando en mi empleo actual en un banco (ver segundo verso) y pasaba, por aquel entonces, momentos difíciles: no penosos, pero envidiables, decididamente no.

Algunas de estas cosas anacrónicas pueden o no ser coincidencias, como se discutió en su momento... pero, la verdad, hasta que me puse a escribir este artículo no he podido sacármelo de la cabeza (y no es chiste, como decimos en Chile).

En fin. Curiosidades del arte, del proceso creativo, o de las vacaciones...

Actualización de Enlaces y Blogs

El mundo de la ficción interactiva se ha movido no poco el año pasado e Internet, como es de rigor, también es reflejo de ello.

En atención a esto, he actualizado los enlaces de "Ficción Interactiva" y "Blogs" que se ven a la derecha de los artículos en la web de este blog. En ambos casos, he incluido al principio de la lista los enlaces a sitios en Español y al final los que apuntan a sitios en inglés.

Tugar tugar, salir a explorar...

martes, 1 de febrero de 2011

El 2010 en la Aventura

Publico este post de regreso de mis vacaciones, con algo más de descanso y perspectiva de la que tenía a principios de año.

A modo de resumen, puedo decir que el 2010 fue un buen año para la aventura, aunque tuvo sus más y sus menos:

  • El grupo del CAAD en facebook gana adeptos y utiliza las redes sociales para atraer nueva afición.
  • En Julio cerró sus puertas Literactiva, un maravilloso fanzine on-line.
  • Ese mismo mes y siguiendo el ejemplo pionero de Vampiro, comienzo la publicación de mis aventuras en facebook, partiendo por Ofrenda a la Pincoya e incluyendo a la fecha toda mi producción. Un tutorial de quien suscribe, publicado luego en SPAC, permite a otras personas sumarse a esta iniciativa y darnos a conocer más y más en las redes sociales.
  • Por otra parte, la producción aventurera de la comunidad partió lenta (apenas 4 trabajos publicados a principios de Julio) pero fue tomando fuerza a lo largo del año, con algunas joyas como Héroes de la Mazmorra y Transilvania Corruption como sus puntos más altos.
  • La CiviliComp fue lanzada en Enero y desconvocada en Septiembre por falta de quorum, pero sirvió de estímulo para que este autor creara Modus Vivendi, un relato interactivo que fue disfrutado por la afición y recibió una muy buena crítica, amén de unos hermosos premios sorpresa ;-)
  • Hacia el final del año, se convocó a la IV Mini Comp: esta comp sí que resultó todo un éxito, tanto por las obras participantes como por la cantidad de votaciones (visto lo habitual en nuestra comunidad).
  • Por las mismas fechas, se lanzó una iniciativa para remozar la web del portal del CAAD, con resultados ya visibles y muy prometedores.
  • También en ese periodo, se lanzó el formato EPA (Elige tu Propia Aventura), un sistema de creación de libro juego para plataformas móviles: ya cuenta con un editor on-line así como con un intérprete para el sistema operativo android: descárgalo desde Android Market o capturen este QR-Code:

    qrcode

Así, 2010 fue un año que partió lento pero que fue ganando impulso, para llegar a un fin de año excelente y promisorio: nuevas aventuras, nuevos jugadores y nuevos autores, que suman a la comunidad su entusiasmo, esfuerzo y aportes.

Sólo queda trabajar para que este 2011 no afloje y que el CAAD y la aventura sigan creciendo. Yo, por mi parte, les mantendré informado desde estas páginas (qué cliché, Dios mío) y aportaré en lo que pueda a esta exigente pero fascinante afición de la literatura interactiva.

Hasta pronto...